Animacioncursos
100+ Views

Marginacion Social. Formacion

Matricula abierta
ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as
formacionadistancia@arrakis.es
formacionadistancia@yahoo.es
Apartado 3049 -36205 VIGO- España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03
APROXIMACIÓN AL CONCEPTO DE MARGINACIÓN SOCIAL
Definir la marginación se hace difícil si nos paramos a reflexionar sobre las circunstancias personales de cada uno, tal vez todos, de una u otra forma, seamos marginados. La marginación es un concepto abstracto que se deriva del concepto de marginado en un contexto social, «personas que están al margen de la sociedad», bien por propia voluntad bien porque son excluidos por diferentes motivos como edad, sexo, raza, cultura, religión... Es la situación de aislamiento y exclusión de un grupo en un sistema social, que no participa ni goza de los privilegios de los demás miembros de una sociedad, constituyendo una situación de inferioridad social y de disminución de los bienes sociales: economía, cultura, educación, trabajo, desarrollo intelectual y psicológico, salud, lengua...
La marginación social es un proceso, no una condición. Por lo tanto sus fronteras cambian, y quién es excluido o incluido puede variar con el tiempo, dependiendo de la educación, las características demográficas, los prejuicios sociales, las practicas empresariales, las políticas públicas...
Se podría definir como marginal con respecto a un grupo a todo individuo que de una u otra forma, por algún motivo, y en algún área, se encuentra situado al margen de la «normalidad» de ese grupo. La situación de marginación social engloba la situación de aquellas personas o grupos sociales al margen de la sociedad por su condición geográfica (inmigrantes), física/psíquica (diminuídos), edad (ancianos), etnia, raza o cultura (gitanos, inmigrantes), de su región, sexo, condición económica...
MARGINACIÓN Y POBREZA
La situación de marginación puede estar asociada a situaciones de pobreza al igual que también la inadaptación pero vamos a centrarnos en la marginación y su relación con la pobreza.
* Desde el enfoque liberal, la marginación es un fenómeno coyuntural e individual en el que todo marginado es un individuo no apto, no cualificado y no adaptado (en este enfoque el marginado seria también inadaptado).
* Desde el enfoque socialdemócrata, la marginación es una consecuencia estructural que afecta a grupos y colectivos víctimas de las crisis económicas, la privatización, la indiferencia del Estado o la reducción de los gastos sociales.
* El enfoque marxista: Culpabiliza al sistema de producción capitalista de la existencia de grupos marginales. Las leyes sirven a la clase dominante para determinar el modo de vida en función de sus intereses.
Un breve análisis histórico nos permite observar que durante muchos siglos los pobres fueron ignorados, cediendo a la religión cualquier interés o explicación a propósito de ellos. Como nos recuerda Foucault, los pobres compartieron con los locos el gran encierro del siglo XVII.
LA POBREZA:
En todas las épocas se ha indagado en las causas/efectos de la pobreza, buscando argumentos que la justificaran.
Al principio la pobreza no era problema pues se dedicaban a la subsistencia. A medida que el hombre se hace sedentario hay más personas en pobreza.
Durante la Edad Antigua y Media, las justificaciones eran religiosas y/o morales: se consideraba a los pobres dignos de ayuda, caridad, etc.
Con el inicio del industrialismo y enfoque liberal, se consideró la pobreza como «producto inevitable de la naturaleza (que favorecía a las clases superiores) del desarrollo capitalista y del progreso social, justificándose su existencia y evitando cualquier intervención política a su favor» (D. CASADO).
En nombre y en defensa del progreso, el liberalismo se oponía a nivelar (rentas, ingresos...), por entender que extendería la pobreza a la mayoría de la población. Se defenderá el principio de supervivencia de los más aptos (la pobreza se producía «por la menor capacidad y adaptabilidad laboral de determinados grupos de trabajadores, que serían los responsables de su situación») y se afirmará «que la desigualdad social era necesaria».
A partir del S. XVI, se producen notorias diferencias en los países de tradición católica. Se crean sistemas municipales de atención a indigentes y vagabundos. La lacra del pauperismo (término que definía la situación de extrema pobreza en la cual se encontraban las grandes masas de obreros) comienza a ser una de las preocupaciones fundamentales. Subsiste la concepción de su valor y la exigencia de la limosna como medio eficaz para la vida eterna.
El humanista J. L. Vives es una de las figuras europeas más representativas del llamado movimiento humanístico del Renacimiento. Primer tratadista que enjuicia este problema en términos sociológicos, evidenciando los límites y contradicciones de la histórica concepción de la caridad. Proponían que si la Iglesia no había podido remediar este problema, fuese el «Estado quien destinase a los pobres útiles a trabajar, evitando que estuviesen ociosos y a quienes no pudiesen hacerlo, los enviase a instituciones de recogimiento (hospicios, casas de misericordia, etc)».
Comment
Suggested
Recent