DoloresShawol
2 years ago5,000+ Views
-¿No piensas dormir? - Se escuchó en la obscura habitación desde el sillón. -Tú deberías estar durmiendo. -Creo que hasta puedo escuchar tus pensamientos. -Se giró en el sillón y me miró -¿Estas esperando escucharle en el pasillo? -No es eso. -¿Entonces? -No tiene importancia. -A mi me parece que si - me giré a verle en la obscuridad y noté su silueta y brillantes ojos - si te importa a tí, me importa a mí. - Me sentí tocado por sus palabras. - Si sigues con esos suspiros no podré dormir nada. -Digno de Kai -dije riendo. -¿Entonces? -No pensé que volvería a ser tan cercano a alguien. -¿Por qué? -Es solo... -no pude continuar, solo había asumido tener una vida invisible. -¿Te sigues torturando porque sobreviviste y tus amigos no? -Yo no... -callé recordando. -Y otra vez las frases incompletas. Taemin, sé que es difícil para tí, pero no debes hacértelo más complicado. -Sonreí al escucharlo, por lo menos el no repetía que no era mi culpa como todos los demás. -¿Taemin? - Le miré con ojos de regaño - ¿Desde cuando le hablas informalmente a tu hyung? -Desde que soy más alto que él. -Condenado-le arrojé la almohada y el solo rió. -¿No crees que ese chico se parece a Minhyuk hyung? -Afirmé, no me había puesto a pensar en ello, pero era verdad. -Me daba el aire de un viejo amigo. -Pero es nuevo -hizo una pausa - y parece carne de calidad. -Devueveme la almohada - extendí mi mano -tengo que golpearte otra vez con ella.
-¡Voy a la universidad! -Kai dijo antes de abrir la puerta la mañana siguiente. -¡Traeme una paleta cuando vuelvas! -Hablé desde la cocina. -¡Oh! -Le vi quedarse estático en la puerta -Tae, creo que tienes visitas. -¿Visitas? -Me acerqué a asomarme y encontré a Jonghyun mirando molesto a Kai. -Vaya que situación- una nueva voz aparecía en el pasillo. Me asomé a ver a Minho que llegaba con las ropas de la noche anterior. -Ya me voy Taemin -Kai pasó alrededor de Jonghyun que ahora observaba a Minho. -¿Cómo está tu cabeza? - El mayor de los tres me observaba y aún se veía molesto. -Está bien, no fue grave - Minho seguía en el pasillo pero se había recargado en la pared. -Perdona, no quise lastimarte así. -¡¿Fuiste tú?! -¡No! -Detuve a Minho que ahora tomaba el cuello de la camisa de Jonghyun. -Casi queda inconsciente en la calle. -Minho lo soltó de golpe. -¿Es verdad Taemin? -Jonghyun me observó con ojos suplicantes. -No pasó, así que no debes preocuparte. -Pff-Minho soltó un sonido de molestia y se giró. -Además yo fui el que tropezó, se golpeó y luego salió en prisa. -Deseaba que todo estuviese claro. -Perdon Taeminnie - Jonghyun acarició mi cabeza. -Debo cuidar mejor a mi novio. -¿Tu novio? -Le miré confuso. -Si el chico salió con prisa, fue por algo -Minho entró a su departamento con una sonrisa triunfal. -Lo ignoraré -Jonghyun sonrió - sí, mi novio. -Espera - sacudí la cabeza- ¿Desde cuándo? -¿Quieres pensarlo un poco? -No puedo ni procesarlo. -Está bien, toma tu tiempo, pero no demasiado, alguien más podría tomarme -dijo riendo y me quedé viendo a dónde se marchaba. -Supongo que esa es la manera de Jonghyun hyung -Minho había abierto su puerta y ahora me observaba. Le miré molesto subiendo y bajando la vista, si eran las ropas del día anterior. -¿Vas a preguntarme dónde estuve toda la noche? -No es necesario, el labial en el cuello de la camisa te delata. -¡¿Qué?! -Jaló el cuello de la prenda para ver el borde manchado. Solo pude reír entonces. -Anda a bañarte -le arrojé un guante a la cara. -Sobre Jonghyun hyung... -levanté la vista para verle antes de entrar a mi departamento -no importa. No se te olvide cambiar las vendas. -Desapareció tras su puerta después de darme una mirada tristona. Había algo más que una enemistad. Porque le hablaba de forma condescendiente pero cuando se refería a él y no estaba presente, era respetuoso.
-Vamos de viaje- Key dijo de un momento a otro mientras yo estaba sentado junto a él mirando las nubes. -Pero no a esquiar -mencioné intentando de suavizar la situación. Kibum hyung me había llamado hace unos momentos para encontrarme cerca de mi casa. Cuando había llegado tenía el ojo morado y el rostro magullado. Solo me senté a su lado y el silencio había reinado hasta esra frase. -Vámonos hoy, no quiero que Jonghyun se entere -afirmé y luego pensé en Kai que volvería de la universidad. -Primero debemos pasar a mi casa a dejarle una nota a mi primo. -¿De verdad lo harás? -Me miró asombrado. -¿No hablabas en serio? -Si, pero las personas siempre tienen algo más que hacer. -Vamos Key -me puse de pié - si vamos al sur estaré más cómodo. -El friolento Taemin, hace cualquier cosa por escapar del frío. -Reí porque era verdad. Un viaje sonaba bien cuando todo estaba helado. -¿Crees que tu primo quiera venir? -Es posible, mi apartamento sigue frío ¿Necesitas pasar por algo a tu casa? -No, evitaré al cara de perro. -Bueno entonces vayamos a mi casa por lo necesario.

---

Key se asomó precavidamente al pasillo y luego siguió con sus lentes de sol y cubriendo su rostro. -Tranquilo, el masoquista ha de estar durmiendo, estuvo de juerga toda la noche. -Afirmó pero siguió actuando sospechoso ocultándose detrás de mi. Abrí la puerta y entró con prisa. Ya en el interior, comenzó a pelar las capas de objetos que le cubrían el rostro. -Buscaré ropa para hyung. -¿Hyung? -Key, aunque no tengo tanta variedad. -No importa, solo debe ser cálido y funcional por ahora.
-¡Ya vine! -Kai llegó anunciando. -Shhhh- intenté hacer que bajara la voz. -¿Quién es ese? -Preguntó al notar al chico dormido en el sillón y se acercó a él - parece que has tenido un mes interesante. -Es un amigo del trabajo. -Un amigo del trabajo que usa tu ropa, un chico que te cela hasta con tu primo y un vecino con el que pasas la noche -contó con los dedos y me volteó a ver.- Ahora me pregunto, ¿a cuál de los tres buscaste tú? -Yo no busqué a nadie, deja decir tonterías, lo vas a despertar. -Así que los tres se acercaron primero a tí -sonrió - pero Taemin no los alejó como siempre. -Deja de parecer sabio, no te va. -Tal vez no te has dado cuenta, pero tampoco me estas alejando. -Tomó su mochila - voy a tomar un baño, aunque muera congelado en el intento. -Pondré el calentador en el baño. -No seas tonto -señaló con la barbilla al sillón- ese chico lo necesita, pasó una dura noche.
-Tiene el sueño pesado - dijo Kai mientras removíamos las tapas de la comida que había ordenado. -Creo que estaba agotado - le vi mientras comenzaba a comer. -Y tú, ¿cuándo volverás a casa? -¿Tan pronto me corres? -No puedes escapar por siempre pretendiendo que estas en un viaje de tu grupo de baile. -No escapo, solo pretendo estar de viaje con todos. -Eso me suena a escapar - una voz se escuchó detrás de mi primo. -¿Te sientes mejor Key? -Me duele- tocó su rostro. -Buscaré anti-inflamatorios -me puse de pié. -Coma algo para que se sienta mejor. -Key lo miró directamente parpadeando un par de veces. -¡Él es mi primo Jong In! -Dije desde la cocina sacando el botiquín. -Soy Kai - remarcó la última palabra y extendió su mano para saludarle. -¿Cuál es tu comida favorita? -¡Kim Kibum! -Regañé desde la cocina. -¡Solo lo digo para saber cuál es mi plato! -Tomá- puse un vaso con agua y un par de pastillas frente a él. -¿Tienes maquillaje? -Negué con la cabeza. -Primero curamos las heridas y luego las cubrimos -Kai le acercó el plato.
-No lo entiendo -Kai dijo mirando hacía la pequeña pantalla de la computadora. No podía pagar una televisión con mi trabajo de medio tiempo -¿Por qué no sale por la ventana? Está en el primer piso. -Porque la cosa horrible la va a matar - Key dijo en un tono agudo cubriendo su rostro. -Podemos parar Key - tenía rato gritando y temblando por la película que habíamos escogido. -No, está bien, no soy tan cobarde - evité reír - ¡Aaaaiiiiih! -Soltó un raro chillido cuando tocaron la puerta tres veces. -Yo abro -me levanté del piso. -No -Key tomó mi brazo- puede ser algo malo. -Kai soltó una carcajada. -Yo creo que son los vecinos para quejarse de los gritos. -Pero que fresco muchacho. -Key soltó como señora indignada mientras yo seguía a la puerta. Al abrir miré con sorpresa al masoquista tocando su cabeza. -Hola -dijo sonriendo y bajando su mano. -¡Hola Minho hyung! -Solté claro y fuerte, y Key se levantó del sillón y comenzó a correr de un lado al otro. -¿No tendrás algo para el dolor de cabeza? -Key traía la cobija sobre la cabeza y se tropezó con ella mientras se escondía detrás de la barra de la cocina. -¡Si!-Empecé a señalarle a Kai el frasco sobre la mesita. -Está justo ahí -mi vecino rió y Kai llegó con las pastillas. -Perdón por el ruido, me tropecé con la mesa -dijo entregando el frasco. -Gracias -estaba por cerrar la puerta y decir no hay de qué cuando el alto puso la mano. -También díganle a Key que no grite tan fuerte. -¿Key? - Aparenté confusión. -No hay nadie más aquí -le di un codazo a Kai. -Nadie. -Sé como grita Key, grita de la misma forma cuando tiene sexo. -Abrí grande los ojos, Kai ni se inmutó. Pero una fuerza increíble nos empujó a ambos. -¡¿Cómo te atreves a decir eso?! -Key había estallado -¡Vienes a casa ajena a soltar mis asuntos personales! ¡Además yo no grito así! -Minho solo lo veía con cara de enojo.
-¿Quién hizo esto? - Mi vecino preguntó con seriedad, el tono de broma había desaparecido. -Eso no importa - Key giró su rostro. -¿Ustedes saben? -Minho nos miró con furia y nosotros negamos con la cabeza -¿Tú padre...? -¡No finjas que te interesa mi vida! -Key intentó cerrar la puerta pero el pié de Minho se puso en medio y comenzó a empujar con insistencia para cerrarla -¡Nunca te importó! ¡Ni cuándo salíamos! -Sentí un retortijón en el estómago. Ya lo había intuido pero era raro escucharlo. Mis pensamientos fueron interrumpidos por Kai que se acercaba a mi. -Tenemos que detener a los hyungs o se van a lastimar - dijo bajo y afirmé. No tenía idea alguna pero lo mejor que pude hacer fue empujar la puerta y abrirla y luego salir. Ambos me miraron asombrados. -Voy por cervezas, ¿quieren algo de la tienda? -Nadie dijo nada -¿No? Bueno, no tardo. -Salí disparado por el corredor. -Voy con él- escuché detrás de mi y cuando salí Kai me alcanzó. -¿Qué fue eso? -Quería un poco de aire -puso mi chamarra en mis hombros. -Felicidades, saliste hasta en pantuflas. -Bajé mi vista y era cierto, solo escapé tan rápido como pude olvidando el frío. -¿Los dejarás solos? -No creo que deba meterme. -Entonces, ¿ayudarás a que estén juntos y saldrás con el otro chico? -Negué sonriendo. -Voy a volver a ser invisible. -Eres un tonto -se giró - voy a intentar evitar que llores luego. Tu sigue con tus tonterías. Miré como se alejaba, 'solo es una atracción' me dije, 'apenas lo has visto unas cuantas veces', 'no puede gustarte en serio'.
7 Likes
2 Shares
0 comments
Suggested
Recent
7
Comment
2