DoloresShawol
2 years ago100+ Views
~Continuación de Un Largo Invierno~ -Voy a clases -salí del departamento y Kai solo levantó su mano desde el sillón para despedirme. El frío aun era intenso aún cuando habíamos entrado en primavera. Pero el nuevo departamento que rentaba con mi primo tenía calefacción a diferencia de la monstruosidad en la que vivía antes. Aun así cada vez que salía el frío me calaba hasta en los huesos. Todas mis clases eran en la mañana, por lo que trabajaba medio tiempo en la biblioteca las tardes y estaba buscando algo para los fines de semana. Y así pasó la segunda semana de Universidad para mi, tranquila y si estragos. Así había sido hasta que ese hombre apareció frente a mi. -Lee Taemin -Me saludó gritando mi nombre al final de la arboleda. En es momento intenté girarme y tal vez volver al interior del edificio. Pero él había corrido y su mano estaba ahora en mi hombro. -Vamos a celebrar que estás en clases. -Pero ya tengo dos semanas. -Por eso, ya lo postergamos demasiado. Y más con eso de que ya no tienes el mismo número de celular. - Eso era verdad, había cambiado de número y me había mudado con mi primo ya que el departamento era algo costoso. Ambos trabajábamos medio tiempo y con esa escusa había cortado lazos con todos. Aunque esta vez no intentaba ser invisible. Paso su brazo por mis hombros - ahora yo invito el pollo. -Está bien, pero no bebamos tanto. -Sonrió pícaramente y me llené de la sensación de que esto no terminaría bien.
Caminaba cojeando en la gélida noche mientras sentía que mi cabeza punzaba por el alcohol en mi sistema. Por alguna razón, aún con el frío, sentía que la noche era acogedora y podía sonreír observando la luna. Puede que estuviese feliz de ver al profesor y salir con él, pero sabía que si no terminábamos temprano sería peor. Ahora estaba caminando alrededor de la universidad decidiendo si quería ir a casa de una vez o esperar un poco más. Mi teléfono comenzó a sonar -bueno -contesté tranquilamente. -Vamos al club - Kai decía con voz suplicante -estoy aburrido y mi jefe es horrible. -No, vas a volver a desaparecer y dejarme solo. -No te dejé solo, hyung estaba ahí. -Y él fue de mucha ayuda. -Tendré que llamar a Key entonces. -Está bien iré. - No me gustaba que me pudiese controlar. -Pero solo esta vez. -Entonces apresurate, tienes que vestirte mejor. -Colgó y suspiré, sería una larga noche. Cuando llegué al departamento, Kai me apresuró, me cambié y acomodé mi cabello para salir empujado por él. Tenía que ver el lado positivo, el departamento tenía dos cuartos. Así que por lo menos no tendría que pasar la noche afuera. -¡Vamos vamos! -Me empujó hasta la salida y caminamos varias cuadras para salir de la universidad a la calle llena de bares, restaurantes y clubes. Las luces eran vibrantes y el sonido estridente, dimos varias vueltas esperando que Kai escogiera un lugar y por fin se decidió entrar a un lugar con luces de neón en dónde un grupo de cinco chicas ingresaba en sus tacones altos y minifaldas. -Vamos -me jaló -también hay chicos lindos. -Chicos o chicas me da igual. -Que moderno eres Taemin, supongo que ser fluido es lo mejor -le miré con enojo mientras entrábamos al ensordecedor lugar. Kai no tardó en correr a la pista mientras yo me quedé en la barra. No sabía bien en dónde estaba mi primo porque no había llevado mis lentes ya que el cabezota de Kai decía que no iban con mi atuendo. -¿No quieres comprarme un trago? - Una chica se abrazó de mi brazo. -No -le sonreí y me solté para caminar a la pista. Después de buscar un rato y no encontrar a Kai decidí dejarlo, más bien esperarle afuera. Salí y sentí el aire helado llenar mis pulmones. Comencé a caminar un poco para quitarme el olor común de cuando hay demasiada gente junta, entre sudor, vómito y perfumes.
Había estado raro esa noche, no me sentía tan incómodo en el frío y parecía que disfrutaba caminar en él. De seguro me estaba volviendo loco. -Es una pelea -una chica jaló a otra hacia la esquina, dónde el ruido de botellas quebrándose acompañaba al ruido de las mesas golpeando el piso. La curiosidad se metió bajo mi piel y me instigó a caminar hasta el puesto callejero en donde se formaba un aro de personas conteniendo la pelea. Como no tenía mis lentes empujé abriéndome paso hacia el frente. Mi sorpresa fue enorme al notar que conocía a los causantes del alboroto. Justo frente mis ojos Jonghyun estaba golpeando a Minho sentado sobre él. Aunque no duró tanto ya que Minho se giro y ahora le hacía un candado. Aunque quien sufría más era la pobre mujer dueña del puesto que era demolido por el capricho de unos niños. -¿Taemin? -Jonghyun me miró directamente y se distrajo siendo golpeado directamente en la nariz y cayendo al piso estático. Minho intentó ponerse de pié recargándose de una mesa pero tropezó derrumbando la mesa y golpeando el piso. -Tu los conoces - la mujer me señaló. -No, yo no - intenté retroceder pero el muro de gente me lo impidió. -¡¿Cómo van a pagar por esto?! -Gritó señalando alrededor. Me sentí abrumado y reí nerviosamente. -Yo tengo dinero -Minho habló sentado en el piso con tono de alguien que se había pasado de copas. Hizo una seña para que me acercara y caminé deseando poder escapar porque todos me observaban directamente. Me entregó una billetera y la abrí rápido sacando todo el dinero. No me importaba cuanto fuera, solo debía entregarlo y salir corriendo. Corrí al otro lado aun siendo observado y le di el fajo de billetes a la mujer que lo observó y luego lo metió en el delantal y se giró tranquila. -Bueno, todo estará bien si te los llevas - cómo cambia la actitud de alguien cuando le das dinero. Miré a Jonghyun en el piso con la nariz llena de sangre y a Minho tambaleándose pero ya de pie y suspiré. Mi peor error había sido dejar el club.
No pude llegar muy lejos con el par de tontos, uno estaba noqueado y el otro tan perdido en la bebida que no podía estar de pié en mucho rato. Al final había logrado entrar a una farmacia mientras ambos esperaban en una banca en la calle. Cuando salí después de pagar Jonghyun se quitaba los tapones de papel de la nariz, llenos de sangre, que habían interrumpido la hemorragia. Y el otro estaba dormido en la banca. -Por lo general Minho no es agresivo cuando toma -dijo sonriendo y yo le pequé un parche frío en la frente con un solo golpe. -Sigue enojado contigo. -Dije sentándome junto a él en el borde de la banca. - Es un tonto -le miró y formó una ligera sonrisa. -Tantos años pensando algo que no se atreve a preguntar. - ¿Por qué no solo le dicen? - No nos cree, confunde nuestra confianza y amistad con algo más. -Me le quedé viendo, conociendo a Jonghyun y Key muchas veces me había preguntado si no confundían amistad con algo más y por ello podía entender al masoquista. -Tú deberías contactarnos más-golpeó mi espalda con fuerza. -Key se muere de preocupación. -Afirmé. -Ahora que me acostumbre a la vida universitaria. También les daré mi número nuevo. -No es necesario -sonrió y se puso de pie - Key ya lo consiguió.-Se quitó la chamarra y la puso sobre Minho. -Perdón por dejarte al altote. -No tardó en salir corriendo abandonándome con el que seguía completamente perdido en sueños.
-Ni sé dónde vives- suspiré al seguir viendo a Minho completamente perdido en la banca. -Bueno, parece que estás cómodo - sonreí y comencé a alejarme. Caminé un par de cuadras y me di media vuelta después de un rato. -Tal vez debería comprar una bebida en la farmacia. - Marché sobre mis pasos hasta la farmacia que estaba frente la banca dónde el masoquista dormía. Entré y compré un café caliente. Salí y el alto soltaba unos sonoros ronquidos. Le miré y me acerqué despacio. -Hace mucho frío - su nariz estaba enrojecida- me acerqué aún más y observé sus delicadas pero largas pestañas y su piel enrojecida por el alcohol y el frío. Saqué uno de mis guantes y toqué su rostro. -Está helado- acaricié su mejilla con mi pulgar y era tan suave. -Eres un tonto -fingí decírselo a él pero en realidad era para mi. Ahí estaba completamente perdido admirando el rostro de Minho. Me senté a su lado - digamos que estoy pagando mi deuda. -Tomé un sorbo de café y miré alrededor, no podía cargar a esa garrocha hasta casa, pero podía detener un taxi.
Era una mañana lenta de sábado, estaba tomando café cuando Kai salió de su cuarto. -¿Dónde estabas anoche? - Preguntó bostezando y estirándose antes de sentarse en la mesa de la cocina frente a mí. Le miré molesto y me puse de pié dejando la taza en el lavabo. -No quería dejarte pero un amigo se puso mal. -Se había delatado a si mismo, me había abandonado otra vez. -Solo estuve por ahí - el tomó una naranja y comenzó a removerle la cáscara. -Volviste a casa temprano, ¿verdad? -Eso hubiese sido mejor -dije en tono bajo suspirando cuando el chico alto de cabellos despeinados entraba a la cocina sin camisa y presionando la cabeza con su mano izquierda. -Pero ¡¿Qué?! -Kai se puso de pie y tiró la naranja. -No tan fuerte -el alto cerró los ojos con rostro de dolor. -Toma - le di un vaso con agua y pastillas. -Gracias - tomó ambas cosas justo un momento antes de que Kai me arrastrara fuera de la cocina. -¿Qué hace aquí? -Dijo susurrando. -Estaba ebrio anoche.- Intenté volver pero me jaló del brazo. -¿Y te aprovechaste de él? -¡¿Qué?! -Intentó hacer que bajara la voz con movimientos raros de los brazos. -¿Cómo llegué aquí? -Minho salía de la cocina con rostro fatigado. -¿No recuerdas nada? - Kai preguntó y Minho negó suave aun sosteniendo su cabeza como si se fuese a caer si se detenía- que suerte tienes primo. - Le miré molesto y tomé mis cosas. -Ayer destrozaste un puesto de comida fuera del club en el que estaba al pelear con Jonghyun. -Me puse mi mochila. - Agradece a que no te dejé en la calle. Voy por proviciones. -Miré a ambos - los dos apestan. -Salí intentando no seguir viendo a Minho mientras mi corazón latía tan deprisa y mis orejas y nuca se calentaban por los nervios de que este fuera escuchado. -Bien hecho Lee Taemin - dije con sarcasmo saliendo al campus e intentando pensar en el desayuno pero por alguna razón solo pensaba en barras de chocolate.
4 Like
1 Share
2 comments
Quiero más, se me hizo tan corto y entonces se apartó de los demás acaso en esa pelea volverá a ver a Minho
2 years ago·Reply
@EdithTapia sii, ahora seguiré escribiendo
2 years ago·Reply
4
2
1